Dos TorresTodas las noticias

Veterinario agredido en Dos Torres cuando realizaba su trabajo

Comparte la noticia:

 

El delegado de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural, Francisco Zurera, ha expresado el apoyo de la Junta de Andalucía al veterinario de la Oficina Comarcal Agraria de Los Pedroches I, agredido ayer cuando realizaba su trabajo de apoyo a una inspección de la Guardia Civil en una finca ganadera de Dos Torres.

 

Zurera ha valorado el trabajo que llevan a cabo los veterinarios, que supone la defensa del sector ganadero y de los consumidores, y ha informado que desde su Delegación se está estudiando la forma de prestar el asesoramiento y apoyo legal al profesional agredido, a partir del informe que está elaborando el director de la OCA Los Pedroches I, José Miguel Carmona.

 

Por otra parte, esta mañana la OCA Los Pedroches I, de Pozoblanco, ha estado cerrada durante media hora en señal de protesta por esta agresión y el personal se ha concentrado en la puerta de estas dependencias, acto al que se han sumado los trabajadores de la OCA Los Pedroches II, con sede en Hinojosa del Duque.

 

El veterinario fue agredido cuando se disponía junto a otros miembros de la OCA y agentes de la Guardia Civil y la Policía Judicial a inspeccionar una explotación ante las sospechas de un posible caso de tráfico de crotales en vacas.

 

Según informa ABC Córdoba, alrededor de las 11.00 horas del jueves, miembros de la OCA y los agentes se personaron en la explotación ganadera, para comprobar el presunto cambio del etiquetado que identifica a las reses, un centenar aproximadamente que había en esos momentos.

 

Uno de los integrantes de la familia cogió del cuello entonces a uno de los veterinarios allí personados y le propinó un puñetazo. Los agentes redujeron al agresor mientras se pedían refuerzos ante la actitud violenta que presentaban los dueños de la explotación.

 

Seguidamente, el mismo individuo cogió una barra de hierro e intentó agredir de nuevo al veterinario, que sí recibió otro puñetazo en el estómago. En la explotación se dieron cita una decena de agentes de la Guardia Civil, finalmente, que detuvieron al agresor y su padre y fueron trasladados a los calabozos del cuartel de Pozoblanco.

 

En la finca había dos personas más a los que se les perdió la pista tras la intervención y que, probablemente, permanecieron escondidos o huyeran del lugar.

 

El tráfico de vacas y cambio de crotales es una práctica penada y perseguida pues entraña la introducción de reses en la cadena ganadera sin control alguno.

Comparte la noticia: