La lluvia no impidió que los aficionados disfrutaran del Rugir de los motores

  Ayer se demostró en Pozoblanco que la afición al automovilismo puede soportar las inclemencias meteorológicas. El shakedown que tuvo lugar entre el recinto ferial y la ciudad del ocio de Pozoblanco se llevó a cabo con viento, incluso con lluvía y  barro, pero estas adversidades no impidieron que un buen