Estás en
Inicio > Pozoblanco > Grapesa cerrará definitivamente y los trabajadores harán huelga

Grapesa cerrará definitivamente y los trabajadores harán huelga

Después de muchas vicisitudes Grapesa la sociedad constituida en abril de 1978 en Pozoblanco,  en los próximos días cerrará sus puertas definitivamente y liquidará la empresa por la imposibilidad de hacer frente a la difícil situación en la que se encuentra.  

 

Grapesa entró en concurso de acreedores en el año 2011, consiguió dos años después salir de dicho concurso, llegando a un acuerdo con los acreedores para eliminar un 50% de la deuda.

 

A finales de 2014 la empresa no consigue salir de la complicada situación en la que está inmersa y los trabajadores comienzan a tener problemas de cobro, por lo que estos deciden denunciar a la empresa.

 

Según ha informado a este periódico, Miguel Cobos, representante de los trabajadores,  en febrero del año pasado se vieron las caras en un acto de conciliación y se acordó solucionar el problema. Finalmente no se solucionó nada y en octubre los trabajadores vuelven a denunciar a la empresa por el impago de tres meses. 

Vuelven a encontrarse en un acto de conciliación y se llega a un pre-acuerdo para que los trabajadores cobraran las nóminas atrasadas de manera  prorrateada en diez meses, si bien la empresa condiciona el acuerdo a que tres trabajadores se marchen  de la misma. Vuelven a encontrarse los trabajadores y la empresa para ratificar el acuerdo, pero la empresa no acepta  porque aun hay un trabajador que no se ha marchado.

Posteriormente y aún a pesar de que un trabajador más abandona la empresa, para satisfacer la demanda de la misma, esta decide no pagar las nóminas.  

 

Los trabajadores  vuelven a denunciar a la empresa y se encuentran nuevamente en otro acto de conciliación el 18 de febrero de este mismo año, tampoco llegan a un acuerdo y es entonces cuando los trabajadores deciden tomar medidas de presión, entre ellas una huelga que va a tener lugar el martes, día 1 de marzo, a las ocho y media de la mañana en la puerta de la propia fábrica.

 

Según manifiesta Cobos, el  pasado martes, dia 23, es cuando los trabajadores comunican a la empresa que harán huelga y es entonces cuando la empresa les comunica que no les puede pagar las nóminas porque no tiene liquidez y la poca que tiene es para los gastos de liquidación de la empresa, liquidación acordada el día 22 de febrero por el consejo rector.  

 

Por lo tanto en estos días, según afirma el representante de los trabajadores, ha comenzado la liquidación de la empresa, mal vendiendo el material existente y en algunos casos "expoliando y desvalijando la empresa".

 

 Los trabajadores temen que la rapidez con la que se está actuando para liquidar la empresa, impida el cobro de sus atrasos y finiquito. 

Artículos similares