Estás en
Inicio > Pozoblanco > Fallece una joven de Pozoblanco en accidente de tráfico en Miami

Fallece una joven de Pozoblanco en accidente de tráfico en Miami

fallece-joven-pozoblanco-miami

 

   Cuatro turistas españolas, entre ellas una de Pozoblanco, fallecieron en la tarde del lunes en un accidente de tráfico múltiple ocurrido en la carretera que une los Cayos de Florida con Miami (EEUU).

La pozoalbense Ana Gaitán Díaz, de 31 años, perdió la vida en el siniestro, junto a las mallorquinas Teresa Sánchez Quetglas, de 30 años; María López-Bermejo Roselló, de 31, y Margarita Cortés-Pardo, de 31.

Las cuatro jóvenes eran abogadas y habían viajado a Estados Unidos de vacaciones.  

Según el informe oficial, testigos presenciales explicaron que el automóvil en el que viajaban las españolas aparentemente intentó hacer un giro en la carretera y el camión que las precedía, que transportaba inodoros portátiles, no pudo detenerse a tiempo.

fallece-joven-pozoblanco-miami-2
El coche en el que viajaban, a la derecha, junto a la autocaravana contra la que chocaron
El impacto trasero que sufrió el Nissan Rogue en el que viajaban las españolas lo empujó al carril contrario, donde chocó con una autocaravana y, posteriormente, con un árbol situado junto a la carretera US1. Las españolas fallecieron en el lugar del accidente.

Ana Gaitán Díaz, de 31 años y natural de Pozoblanco, aunque criada en Mallorca, era abogada y trabajaba en la empresa familiar de su padre, dedicada a la construcción y administración de fincas. “Una chica muy simpática, agradable, muy trabajadora y muy enamorada de su marido. Se casó el verano pasado con un médico italiano y vivían en Palma de Mallorca desde hacía poco tiempo", según comenta una amiga de Ana. "Era muy alegre e inteligente, nunca criticaba a nadie, me dijo que se iba de viaje a ver a una amiga a Miami", señala su amiga. Ana vivió en los municipios mallorquines de Binissalem y Lloseta y desde los 13 años residió y estudió en Montuïri.

Su abuelo paterno regentaba en Pozoblanco un establecimiento de venta de pollos asados y huevos en el que trabajó el padre de la fallecida, hasta que decidieron trasladarse a Mallorca. El establecimiento estaba situado en Plaza de la Constitución, esquina con calle Ayuntamiento. Actualmente forma parte de la Confitería “El Chairo”. Su abuela materna y otros familiares residen en Pozoblanco.

Amigos de las víctimas se mostraron consternados al recordar que decidieron ir a Miami para ver a una amiga "Estaban muy ilusionadas con el viaje a Miami”. Se sacaron los billetes de avión hacía tiempo para ir a ver a su amiga Malén porque la empresa para la que trabajaba la había destinado allí.

Las víctimas, de 30 y 31 años, se conocían de la Universidad de las Islas Baleares (UIB). Habían estudiado Derecho. Precisamente, tres de ellas están censadas en Colegio de Abogados de las Islas Baleares, aunque no todas ejercían.

Varios compañeros de promoción se mostraron consternados por el terrible siniestro. "Hace dos semanas estuve comiendo con María y Ana. Se divertían contándome lo del viaje a Miami. Iban a ver a Malén, otra amiga de la UIB que trabajaba y vivía allí. Me explicaron que iban a estar con ella un par de días por Florida y luego aprovecharían para hacer turismo por esa zona de Estados Unidos", recordaba un allegado con la voz entrecortada. Las cinco amigas estaban muy unidas y ya habían hecho más de un viaje juntas al extranjero.

Una de las fallecidas, María López-Bermejo Rosselló, de 31 años, ejercía de abogada y asesora fiscal en Palma. Su padre es un forense muy apreciado y su madre, funcionaria del Govern de las Islas Baleares. 

Teresa Sánchez Quetglas, de 30 años, también abogada, trabajaba en unos grandes almacenes en el centro de la ciudad. Margalida Cortés Pardo, de 31 años, vivía en Palma de Mallorca. 

SUSCRÍBETE A NUESTRO CANAL DE TELEVISIÓN EN:

logo-youtube-nuevo

Artículos similares